noticia mala praxis

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo 6 de Málaga, ha condenado al Servicio Andaluz de la Salud al pago de 1,2 millones de euros por una negligencia ocurrida en el Hospital Materno Infantil. Esta negligencia, consistió en dejar a una niña sin oxígeno en el cerebro durante 18 minutos.

El caso se remonta al año 2011, cuando una niña con síndrome de Down ingresó en el mencionado hospital con un cuadro de neumonía multifocal e insuficiencia respiratoria. Tras pasar dos días en Pediatría sin mejora y serle diagnosticada la gripe A, decidieron trasladar a la niña a la UCI pediátrica, donde la intubaron esperando que así mejorara su respiración. Los médicos aconsejaron a los padres no quedarse a dormir con su hija ya que así ella descansaría mejor, e igualmente estaba sedada.

Una madrugada de las de su ingreso, los padres de la niña recibieron una llamada en la que les comunicaban que su hija había sufrido una parada cardíaca por un accidente en la extubación.

La menor, que tenía reconocida una discapacidad del 35%, estuvo sin oxígeno en el cerebro 18 minutos, y como consecuencia, se le produjo un daño irreparable a nivel cerebral.

La indemnización millonaria acordada por el juez se desglosa en 13.299,57€ por los días de curación, la suma de 412.294€ para las lesiones permanentes, secuelas y el daño estético, la cantidad de 191.725,34€ por su incapacidad permanente, que requiere la ayuda de otra persona por su invalidez, cuantificada en 383.450,65€, así como el daño moral causado a la menor por 95.862,67€ y a los padres por 140.000€.