PERITOS NEGLIGENCIAS MÉDICAS

¿Has sufrido una negligencia médica? En Peritos Legales tenemos a los mejores peritos especializados en valoración de casos de mala praxis. Valoraremos tus lesiones físicas y psicológicas y redactaremos un completo informe pericial para depurar responsabilidades y obtener la máxima indemnización posible. Pídenos asesoramiento y te ofreceremos un INFORME DE VIABILIDAD TOTALMENTE GRATIS.

Slider

En Peritos Legales contamos con los mejores peritos médicos especializados en casos de negligencias médicas, con experiencia y reconocido prestigio en este ámbito profesional de la Medicina.

En un procedimiento por negligencia médica el perito médico juega un papel casi tan importante y decisivo como el abogado.

Nuestros peritos médicos pueden valorar casos de mala praxis como:

  • Intervenciones quirúrgicas con resultado lesivo.
  • Cualquier tipo de infección hospitalaria.
  • Contagios.
  • Errores de diagnóstico.
  • Retraso en el tratamiento o tratamiento inadecuado ante una enfermedad.
  • Altas médicas prematuras.
  • Daños por mala utilización del material quirúrgico.
  • Olvido de material quirúrgico durante intervenciones.
  • Mala administración de la anestesia.
  • Cualquier daño derivado de una mala praxis médica.

La ciencia pericial interpreta y traduce a un lenguaje menos técnico y más accesible los informes de los especialistas (como valoración de negligencias médicas) para explicar a los jueces cómo actúan las secuelas de las patologías en el paciente.

¿QUÉ SE CONSIDERA NEGLIGENCIA MÉDICA?

Una negligencia o mala praxis médica se produce cuando un profesional del ámbito sanitario (público o privado) no actúa con la diligencia que se le exige y por el código de buena práctica que rige su trabajo, la lex artis médica. La jurisprudencia se aplica en actos de exploración médica, diagnóstico y tratamiento.

Las negligencias médicas (lesiones físicas o psicológicas causadas en un paciente por un error del personal sanitario) pueden dar lugar a la depuración de responsabilidades.

En estos casos se puede interponer una demanda para reclamar una indemnización tanto por los daños producidos como por el lucro cesante, e incluso por el daño moral ocasionado. Para ir a juicio será necesario un informe pericial.

Sin embargo, hay que saber que no todo daño o perjuicio es atribuible a una negligencia médica. Si el paciente está bajo los efectos de un tratamiento médico y se produce un daño imprevisto y que no se deba a falta de conocimientos, el médico no será responsable.

La mala praxis médica contempla otras casuísticas además de la negligencia. La impericia médica o sanitaria se da cuando el profesional carece de los conocimientos y habilidades necesarias (que se presume debe tener) para tratar a un paciente.

En cambio, se habla de imprudencia médica cuando el profesional sanitario realiza una acción de forma temeraria poniendo en peligro la vida o la recuperación del paciente, no ajustándose a los protocolos establecidos o sin tomar las precauciones necesarias. A diferencia de la anterior, esta forma de actuar se puede prever y, por lo tanto, evitar.

En la negligencia médica al profesional sí se le atribuyen los conocimientos y las habilidades necesarias, pero no las utiliza, las omite sin razón o las emplea con descuido y sin prestar atención al paciente que está bajo su supervisión.

Por último, el dolo médico consiste en practicar una técnica o tratamiento cualquiera a sabiendas de que es errónea o contraindicada, con el único fin de obtener beneficios personales o institucionales.

INFORME PERICIAL DE NEGLIGENCIA MÉDICA

Informe pericial negligencia médicaPara poder solicitar con garantías una reclamación es preciso recopilar toda la información médica de que dispongamos: motivo por el que el paciente acudió inicialmente al hospital, procedimiento al que fue sometido, lesión que sufrió durante dicho procedimiento, evolución de la lesión, tratamiento recibido y cualquier otro aspecto que pudiera resultar interesante, como, por ejemplo, el consentimiento informado que se haya firmado para alguna intervención y la hoja quirúrgica.

Cuando la demanda se admite a trámite, el paciente deberá someterse a un peritaje para confirmar la negligencia médica y los daños sufridos. Haciendo acopio de toda la historia clínica, el perito especialista en negligencias médicas realizará un estudio exhaustivo indagando en el nexo causal entre la actuación (o falta de ésta) de los servicios de salud y los daños y lesiones producidos. Este informe pericial suele ser una de las pruebas de mayor importancia en estos casos y los jueces lo tienen en alta consideración en el momento de dar su veredicto.

En los procesos de negligencias médicas es habitual que el perito médico esté presente durante la celebración del juicio para responder a las preguntas de las partes y explicar al juez los hechos de manera imparcial y objetiva.

Una cosa que hay que tener muy presente a la hora de reclamar indemnizaciones es que no es lo mismo el ámbito público que el privado.

En el caso de la sanidad pública, se deberá presentar una reclamación “contencioso-administrativa” por responsabilidad patrimonial ante la administración sanitaria pertinente, donde se le exigirá la responsabilidad correspondiente, así como las posibles indemnizaciones por daños y perjuicios al paciente afectado o a sus herederos, en caso de defunción.

Para la sanidad privada, el procedimiento a seguir es una demanda por responsabilidad civil contra el facultativo o el centro médico causante ante la jurisdicción civil.

Si el acto es constitutivo de delito, se podría acudir a la jurisdicción penal.

Sea como fuere, para estos procedimientos es imprescindible contar con los servicios de un perito médico especializado en negligencias médicas. Pídenos un informe de viabilidad sin coste alguno y te informaremos de tus posibilidades, y en caso de que veamos opciones reales de sacar tu caso adelante, te explicaremos la línea de defensa de tus derechos que creemos más conveniente para asegurar el éxito de tu reclamación.